Pasando del Internet of Things al Internet of Everything con BlockChain

Del Internet of Things al Internet of Everything con BlockChain

 

Muchas personas no lo han asimilado aún, pero el blockchain podría crear un gran camino en la colaboración del Internet Of Things (IoT). De hecho muchas personas ni siquiera saben qué es blockchain

Este concepto de “Blockchain”, o solo por las siglas BC, se trata de una base de datos distribuida (BDD) estructurada en cadenas que no se pueden modificar una vez que publican un dato. Esto, que ya se utiliza para transacciones bancarias (es la base tecnológica de bitcoin), seguros, contratos, etc. será utilizado en un futuro cercano para mejorar la forma en que Internet mejora nuestras tareas cotidianas.

Para el 2020, 50 billones de dispositivos estarán conectados al internet según lo predice el World Economic Forum. Eso es un gran avance para el Internet of Things, pero en realidad estas “cosas” operarán al mismo nivel de los smartphones, haciendo todo lo que un smartphone puede hacer a través de rutinas de inteligencia artificial.

 

El valor real de las cosas conectadas a Internet es que puedan ejecutar acciones que nosotros hayamos programado. Tan solo piensa, por ejemplo, cuando los smartphones se dematerialicen y sean parte de nosotros… o piensa acerca del e-commerce autónomo, un escenario considerado por las más grandes compañías. Esto implica colaboración masiva de máquina a máquina, unificándose hasta llegar al punto del Internet of Everything (IoE), una conexión funcional entre las personas, equipos, datos y procesos.

Significa que podamos distribuirnos a nosotros mismos en un territorio en el que la capa digital esté integrada con nosotros, como seres humanos, al 100%, con inteligencia everywhere, cognición everywhere.

 

Todo esto es bastante retador para los avances tecnológicos. Supongamos un par de situaciones:

  • Las empresas de transporte empiezan a utilizar camiones autónomos, que se conducen solos sin necesidad de conductor. ¿De qué nos sirve algo tan avanzado como esto si no se puede recargar a sí mismo en un lugar donde hayan diferentes estaciones de carga?
  • Si los proveedores de e-commerce comienzan a utilizar drones para hacer entregas. ¿De qué nos sirve este recurso si aún la zona no puede otorgar permisos de vuelo para estos dispositivos? Y si los tiene, ¿qué pasaría si el par de zapatos no es de la talla correcta? ¿Cómo se canaliza la devolución si la entrega fue a través de un drone?

¿Cómo nos ayudarán estos dispositivos y cómo harán correctamente su trabajo? Hasta ahora, todos los estándares de funcionamiento están suficientemente avanzados, pero la parte de protocolos y acciones es la que aún necesita concretarse, desarrollarse, estandarizarse. Cuando estos equipos necesitan operar, no se trata solo de comunicación, sino de validación de pasos y procesos.

 

Vayamos a un ejemplo de Internet of Everywhere en el mundo de la energía. Un vehículo autónomo necesita de una estación de carga para reponer sus baterías, así que estos dos recursos conectados a Internet para su automatización necesitan autenticarse y autorizarse mutuamente, tener reglas codificadas y una forma de funcionar juntos con ciertos parámetros dentro de la acción de la recarga. Todo esto debe traducirse en una transferencia de energía basada en un servidor o base de datos compartida, que sea a prueba de manipulación humana, sobre todo cuando hay transferencias de dinero involucradas.

En otras palabras, las cosas autónomas no solo necesitarían estar conectadas a Internet, sino también a un BlockChain que certifique y garantice la transacción.

Con esto quiero decir que no solo debería existir el Internet of Things, sino una colaboración entre todas estas cosas involucradas. Sin tecnología de BlockChain, aunque sean máquinas inteligentes y máquinas que aprendan, estas no pueden colaborar efectivamente entre sí, sin intercambiar “contratos” digitales.

Para que exista una colaboración adecuada, a escala y a través de Internet, debe haber un ecosistema online completamenteestructurado. Por eso es que la International Telecommunications Union adoptó el término Internet of Everything (IoE), que no solo incluye máquinas, sino también personas y procesos. La tecnología BlockChain se casa con la identidad, autenticación, autorización y control de acceso a procesos de negocio por vías inteligentes.

En ese sentido, la tecnología BlockChain cierra una brecha de confianza que existiría con el Internet of Things. Precisamente, la función de BlockChain es deshacerse de la necesidad de humanos o terceros para sustituirlos por recursos virtuales. ¡Estremecedor!

BlockChain trabajaría como validadores de Internet, verificando identidades y otros temas necesarios para completar una transacción y dejar un “record” visible y confiable.

La forma en que estas cadenas de bloques funcionan para definir procesos de administración para los negocios y ponerlos a trabajar con inteligencia artificial es un tema que está por verse. Las cosas conectadas a Internet estarán trabajando en colaboración para ir más allá y crear el Intenet of Everything y esto ya está aquí. Es parte del presente.