[:es]Estrategias para afrontar los Wicked problems en el ámbito empresarial[:]

[:es]Si bien es cierto que los “Wicked problems” son de difícil o imposible solución; no es menos cierto que las empresas pueden aplicar técnicas que les permitan adaptarse a estos problemas y lidiar con ellos de una manera más eficaz.

  1. En ese sentido se debe fomentar un pensamiento colectivo sólido, basado en la fortificación de la inteligencia emocional de los empleados de la empresa o corporación, ya que se ha demostrado que para el estudio de las posibles soluciones de estos problemas no es suficiente la aplicación de la inteligencia lógica racional o a la aplicación de la simple metodología empresarial, sino la aplicación de esa inteligencia emocional que dota a las personas de una mejor actitud para afrontar los problemas.
  2. Al respecto, se debe fomentar el entendimiento compartido del problema a enfrentarse, si bien es cierto no todo el mundo estará de acuerdo con el problema en sí, ya que recordemos que los “Wicked problems” son difíciles de identificar, no es menos cierto que una variedad de opiniones permitirá a la empresa generar nuevas perspectivas del problema en cuestión.
  3. Se debe procurar además implementar en las personas que se verán involucradas en las posibles soluciones, un compromiso conjunto en encontrar esa posible solución.
  4. Se deben organizar debates o crear focus groups que realicen reuniones donde se discuta el problema a resolver y donde cada participante se sienta libre de aportar las ideas que considere convenientes para la solución del problema en cuestión.
  5. Es recomendable orientarse hacia el pensamiento no lineal de tales personas, lo cual les permitirá generar ideas creativas para encontrar dichas soluciones gestionando el caos adecuadamente.
  6. Finalmente, se recomienda aplicar Design Thinking como método o estrategia para afrontar el problema complejo en cuestión.

“…El Design Thinking se ha identificado como un enfoque significativo para hacer frente a los problemas complejos (Buchanan, 1992). Por ejemplo, de acuerdo con Nelson y Stol terman (2003), el diseño no tiene por objeto resolver un problema con una respuesta definitiva, sino crear una adición positiva a la situación actual. De esta manera, el diseño difiere significativamente de la solución de problemas ordinarios. Los diseñadores no ven el mundo como si en algún lugar hubiera un diseño perfecto que deberían descubrir, sino que su objetivo es contribuir a la situación actual con su diseño. Así, el diseño es una actividad exploratoria donde se cometen errores que posteriormente se solucionan. Poéticamente, se puede decir que el diseño es navegación sin un mapa claro, basándose únicamente en el contexto actual y en la información obtenida de él…”

Estas premisas permitirán la realización de bocetos, prototipos, diseños que pudiesen permitir la identificación del problema y de los cuales pudiesen derivar posibles soluciones aún cuando las mismas no sean soluciones generales.

Recordemos que aunque los “Wicked problems”  no favorecen el aprendizaje mediante ensayo y error, aun así, cada intento de generar una posible solución es de gran importancia.

Otra de las estrategias válidas que las empresas o corporaciones pueden aplicar es el fomento del aprendizaje sobre cómo resolver “Wicked problems” a sus empleados, lo cual sería factible realizar a través de las llamadas universidades corporativas,  “…en donde no solamente se capacita al personal en los elementos técnicos, teóricos y prácticos necesarios para su desempeño laboral, sino que se forma  en la propia cultura de la Organización, buscando la transformación de sus comportamientos y conocimientos en pro de su crecimiento ”    Meister (1998)

 

Otros artículos sobre el tema de Wicked Problems

[:]