[:es]Teorías de aprendizaje para adultos para diseñar con eficacia [:]

[:es]

 3 Teorías de aprendizaje para adultos

En esta era de la sociedad del conocimiento y de la información ha cambiado radicalmente esa teoría de que existe una edad específica para aprender. Ante los constantes y vertiginosos cambios que vivimos en el mundo de hoy, hace que continuamente los adultos, por muy adultos que seamos, tengamos que mantener actualizados nuestros conocimientos o simplemente aprender cosas nuevas. Ahora aprendemos siempre y durante toda la vida.

Las estrategias de enseñanza para adultos parten de la premisa de que éstos aprenden de manera distinta a los niños y jóvenes, y esto también se aplica al área de e-learning o aprendizaje remoto. Este es el primer paso que todo instructor o formador debe entender para la elaboración de sus materiales de aprendizaje así sus técnicas, tecnologías y metodologías.

Para cualquier diseñador instruccional, el objetivo es que sus acciones de aprendizaje marquen una diferencia en la mente de las personas: que inspiren, que sean efectivos y que promuevan su mejor rendimiento.

Pero en el caso de los adultos, para facilitar el aprendizaje hay que necesariamente entender cómo estas personas procesan y aprenden la información. En el momento de planificar cualquier tipo de acción de aprendizaje resulta fundamental preparar su diseño en base a una buena comprensión de la teoría del aprendizaje de adultos, puesto que son estudiantes con conocimientos previos e ideas muy claras acerca de lo que es útil para ellos. Y en el caso de las universidades corporativas, además tienen unos objetivos “de negocio” que satisfacer.

Los adultos evidentemente son personas con mayores ocupaciones y no están dispuestos a perder el tiempo, buscan experiencias de aprendizaje que les ayuden a cumplir sus metas y satisfacer sus necesidades eficaz y rápidamente, pues no tienen tiempo que perder. Son más autónomos, prácticos y tienen una base de experiencia, bien sea de conocimientos o de vida. Todos estos aspectos deben ser tenidos en cuenta por los diseñadores o formadores.

Para hacer más fácil el aprendizaje, el diseño de acciones de aprendizaje se debe basar en elementos que provean una buena ejecución de la teoría del aprendizaje en adultos. Comprender esto es el principio esencial para la realización de materiales de cursos que en realidad sean atractivos, provechosos y además enganchen, lo que dará un valor agregado.

Como lo explican algunos autores, en la sociedad actual la gran mayoría de personas adultas que se sienten atraídas por buscar formación generalmente ya vienen con una buena base de conocimientos y experiencias previas, no necesariamente en lo académico formalmente, sino en sus conceptos, valores, y hábitos que ya están arraigados en su personalidad e ideologías. Es una bagaje de algunos aprendizajes formales e infinidad de informales. De hecho, se estima que las personas adultas cuanta más formación educativa tienen, más deseosos están de aprender cosas nuevas, y este es un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de desarrollar planes de aprendizaje.

Existen diferentes teorías para el aprendizaje en adultos, incluyendo: andragogía, el aprendizaje transformacional y el aprendizaje experiencial, y cada una de estas teorías convergen en la misma finalidad, desarrollar técnicas y experiencias de aprendizaje que sean efectivas para los estudiantes adultos.

Las teorías de aprendizaje para adultos ayudarán a los instructores a planificar el desarrollo y ejecución de su curso de una manera que facilitará el proceso de aprendizaje de su programa educativo, le permitirá desplegar estrategias de instrucción en consonancia con el contexto, y seleccionar las herramientas, metodologías y tecnología más adecuada para ello.

Por esta razón es necesario conocer más a fondo en que se fundamentan estas teorías.

Teoría 1: Andragogía

Este término es el que tiene mayor resonancia y aceptación en el campo de la educación para personas adultas. Se basa en que éstos aprenden de manera muy distinta al público joven, no son tan “fáciles” de entretener como los niños y solo esperan ir al grano, obtener los beneficios del conocimiento lo más rápida y sencillamente posible. Sin embargo este concepto de la andragogía, que fue introducido entre los años 70 y 80 por Malcolm Knowles, abarca además muchas otras ideas.

Principalmente toma en cuenta cada una de las características de los estudiantes adultos y la manera en la cual estos traen a colación sus experiencias para guiarse a lo largo de todo el proceso de aprendizaje.

Según Knowles, los estudiantes adultos se diferencian de los estudiantes jóvenes en los siguientes aspectos primordiales, los cuales se deben abordar:

-Motivación y necesidad de conocimiento: Los adultos principalmente requieren saber el “porqué” necesitan aprender algo. Por ello es necesario antes que todo que haya una motivación. Aunque no es fácil persuadir a las personas de ese porqué necesitan saber algo nuevo. Para ello se debe incluir como estrategia y objetivo la construcción de las metas basadas en los deseos de los estudiantes, en aquello que les motiva.

Para esto es importante dejarles saber cómo pueden beneficiarse de determinado estudio, pedirles su opinión sobre lo que quieren aprender, cómo lo aplicarían y cómo esto les ayudaría a alcanzar mejores habilidades y conocimientos para complementar su formación. Los formadores deben asegurarse de alinear el programa de aprendizaje con las experiencias previas de los estudiantes y con la motivación de ser aún mejores.

-Voluntad y entusiasmo: Como ya lo comentamos anteriormente, para los adultos es necesario considerar que los nuevos conocimientos tienen verdadera importancia para tener la voluntad de aprender. Es necesario que el diseñador de la acción de aprendizaje logre hacerles ver que dicho aprendizaje tendrá un valor inmediato en sus vidas y en su desempeño.

Para esto es fundamental que desde la primera impresión se logre un impacto positivo, que se cree una conexión (también emocional) con esa acción que se va a desarrollar, que los estudiantes puedan participar e interactuar activa y constantemente durante todo el proceso de aprendizaje.

En este sentido, los formadores pueden recurrir a varios métodos o maneras de lograr que los estudiantes tengan mayor voluntad y hacer que se involucren en el desarrollo de las ideas, como por ejemplo creando un ambiente agradable y hasta divertido. Los adultos generalmente rechazan los típicos cursos llenos de esas largas charlas o conferencias pues es vital que sean tomados en cuenta como sujetos activos e interactivos que tienen algo con lo que colaborar y generar conocimiento entre ellos. Generar actividades de aprendizaje en las que ellos mismos busquen y consigan las respuestas a sus dudas e interrogantes puede ser una excelente experiencia, además de incluir elementos que sean visualmente agradables, nada de diapositivas con textos extensos. Es imprescindible tener en cuenta la experiencia del alumno a lo largo de todo el proceso.

 -Experiencia: Evidentemente, a diferencia de los niños o jóvenes, los estudiantes de edad adulta traen con ellos una gran compilación de experiencias que serán la base y referencia de su proceso de aprendizaje. Estas vivencias y conocimientos previos estarán conectados y condicionan en gran medida su formar de analizar y desarrollar nuevas ideas.

En este aspecto es esencial que el formador aproveche esto y trate de aplicar esas experiencias a los nuevos aprendizajes, con dinámicas interactivas como discusiones de grupo o ejemplos reales que puedan ayudar a involucrar, inspirar y enlazar a los estudiantes y sus conocimientos previos con los nuevos. Estas actividades le permitirán a los alumnos tener la oportunidad de hacer uso de sus propias experiencias como una fuente de recursos para comprender mejor la información que reciben.

-Autonomía: Otro de los aspectos que distinguen a los adultos de los jóvenes es que son más autónomos y autosuficientes. Por ello el diseño de acciones de aprendizaje debe contemplar que estos estudiantes son personas independientes que necesitan tener mayor control en su proceso de aprendizaje. Lo más importante es que el formador no sea rígido, sino que más bien cumpla una función como facilitador y deje que sus estudiantes sean los protagonistas de su propio aprendizaje. Para ello es necesario que les brinde la posibilidad de elegir en qué centrar sus objetivos y que además haya flexibilidad en las técnicas de instrucción accesibles para todos.

-Orientación: Los estudiantes adultos aprenden mejor haciendo. El diseño de aprendizaje no debe estar basado en largas jornadas de teoría sino en la realización de tareas que tengan que ver con sus actividades laborales cotidianas. Esto les hará adquirir los conocimientos mucho más rápido y tener una mayor habilidad y confianza a la hora de poner en práctica lo aprendido.

Teoría 2: Aprendizaje Transformacional

Esta teoría, desarrollada por Jack Mezirow en 1990, se basa en la construcción y diseño de procesos de aprendizaje que generen cambios de perspectivas y de esquemas mentales en las personas adultas, que muchas veces tienen resistencia a los cambios y sabotean su propio proceso debido a culturas fuertemente arraigadas en su mente y en su personalidad.

La teoría de aprendizaje transformacional se basa en la creencia de que el aprendizaje se logra cuando un nuevo concepto o significado se imparte sobre una experiencia anterior o cuando se logra ver desde una nueva perspectiva. Se refiere a esos instantes donde un nuevo conocimiento nos lleva a ver las cosas de una forma distinta, cambiando radicalmente nuestras viejas ideas, creencias o concepciones.

En base a esto, el diseño de aprendizaje, debe tratar de buscar una apertura de esos esquemas mentales que tenemos los adultos probablemente desde la infancia, provocando un impacto que cambie esas viejas convicciones y que inspire a ver la realidad de diferentes maneras, dando paso a una mayor flexibilidad y apertura de ideas.

El aprendizaje transformacional se concentraría entonces no solamente en la asimilación de los contenidos sino en la reflexión del propio proceso, de que saber que los nuevos conocimientos adquiridos pueden hacer un replanteamiento de creencias y traer cambios sustanciales a nivel profesional y personal.

Esta teoría se centra en tres aspectos:

Primero la comprensión de nuevos conceptos y el cambio de patrones de pensamiento, el formador debe hacer ver a sus estudiantes aquello que no conocen bien y lograr despertar su curiosidad por aprender.

Una vez logrado esto, el segundo paso sería fijar la importancia del nuevo conocimiento. Nuevamente entra aquí la motivación y valoración de lo que se aprende, por qué y para qué sirve, que puedan visualizar la importancia y los resultados del proceso.

El último aspecto, pero quizás más importante es reforzar el pensamiento crítico. Los instructores deben darles libertad a sus alumnos para debatir ideas, crear espacios de reflexión, para evaluar sus creencias y pensamientos, incrementar su autoconocimiento y de esta manera estarán más abiertos y cómodos durante el proceso de aprendizaje, liberando y dejando fluir mejor esa capacidad transformadora.

Teoría 3: Aprendizaje Experiencial

Este tipo de aprendizaje parte básicamente de aprender de la experiencia. Sostiene para los estudiantes adultos la mejor forma de adquirir y sintetizar nuevos conocimientos es a través de la asimilación de sus propias vivencias, es decir aprender “haciendo”, o “Learning by doing”.

El autor de esta teoría, David Kolb, destaca que para los adultos ningún concepto contenido en los libros podrá aprenderse más rápido y claramente que experimentándolo en la realidad. Por esta razón este tipo de aprendizaje se considera más activo y por ende, será más fácil que la persona lo ponga en práctica o lo utilice en su entorno. Para los adultos es más factible recordar y dar un significado a algo que hicieron y no algo que simplemente vieron.

En la teoría del aprendizaje experiencial se combina la experiencia con el conocimiento y el comportamiento, es decir, las experiencias previas del estudiante son las que guían las pautas del nuevo aprendizaje. Por ello es considerada por muchos la forma más natural de aprendizaje.

Autores como David Kolb dividen el desarrollo de este tipo de aprendizaje en cuatro fases fundamentales:

-Experiencia: Es la acción que genera el aprendizaje. Los adultos aprenden mejor cuando “hacen”, cuando tienen una vivencia concreta que va más allá de las páginas de un libro o de las palabras de un discurso o conferencia. Se aprende a través de la simulación o de la evocación de situaciones reales, o de la acción misma sobre situaciones reales,  para crear momentos que puedan ser recordados y que proporcionen alguna información relevante.

-Observación y Reflexión: Una vez vivida la experiencia, los adultos pasan a observar y reflexionar sobre la misma, sobre el qué y sus efectos o consecuencias, para ello el diseño de aprendizaje no solo debe brindar experiencias sino que también debe fomentar espacios para su análisis, para poder asimilar conceptos y conocimientos basados en lo experimentado.

-Conceptualización: Es la etapa más importante y contempla el desarrollo de la capacidad de la persona de comprender el significado de esa experiencia vivida en su realidad. Es denotar el concepto abstracto de lo aprendido. Para ello el diseño del aprendizaje debe promover que los estudiantes expongan sus ideas y pensamientos para poder generar por sí mismos información práctica y estructurada para ejecutar dichos conceptos.

-Experimentación o vivencia: Es la última etapa, la puesta en ejecución de lo aprendido. El formador debe concentrar a sus estudiantes en la aplicación de actividades y prácticas que le permitan aplicar en concreto lo aprendido a través de la experiencia y de todo el proceso de aprendizaje, para a su vez generar nuevas experiencias que constituirán la base para adquirir nuevos conocimientos de manera cíclica.

aprendizaje de adultos

 

Y hasta aquí por hoy. Creo que este repaso de teorías, tomado como teorías similares, paralelas y muy convergentes, propone un entorno de diseño y despliegue de acciones de aprendizaje que cobra más sentido aún en los ecosistemas de universidades corporativas. Por eso, hace más de un año, proponía un nuevo modelo visual de diseño de acciones de aprendizaje basadas en action learning y learning by doing que atendiera a estos elementos e introdujera una metodología propia: Learning Model Generation.

 

 [:]