¿Es lo mismo ser “agile” que hacer algo “agile”?

[:es]Agile es una corriente que surge en 2001, como reacción a las normas tradicionales en el desarrollo del software. Dentro del movimiento, se pueden diferenciar el “learning by being” y el “learning by doing”.

“Doing agile” consiste en usar paneles y herramientas, empujones diarios y sprints. Si bien puede aumentar la visibilidad, productividad y comunicación, además de desarrollar una habilidad de cambios según las prioridades, “being agile” requiere mucho más.

Ser agile, en contraposición con hacer agile, supone un compromiso con el empleado, liderazgo a todos los niveles, también con el cliente y sobre todo, en un continuo aprendizaje. Mientras que hacer algo agile se puede ejercitar en dos o tres días mediante el estudio del Scrum Kanban, ser “agile” supone más tiempo. Esto es así porque el “learning by being” significa un cambio cultural en la mentalidad, así como llevarlo a la práctica en el management. Es decir, en cómo el trabajador es liderado, dirigido, entrenado y motivado. Pero ¿cómo se puede alcanzar?

Autogestión de grupos para “management”

Normalmente, el management de un grupo de empleados consiste en la autoridad y en dar todas las respuestas. La técnica Scrum consiste en dar a los empleados la autogestión del equipo y lo cierto es que rara vez se lleva a cabo. Lo más frecuente es que los trabajadores acaten órdenes sobre cómo hacer las tareas en cuestión y busquen la aprobación del manager. Estos, a su vez, revisan el trabajo que ejercen los empleados y dan órdenes y soluciones, o en su caso, consultan con su superior.

Pero ¿a qué se dedican entonces los managers?

 

Nuevo papel del manager “agile”

El nuevo objetivo principal sería aclarar el propósito a llevar a cabo y enseñar aptitud. Y como esta tarea no es fácil, es imprescindible conocer las habilidades de cada trabajador para cada función. Así, se podrá mostrar al empleado cómo tomar buenas decisiones, en lugar de proporcionárselas sin más. Además, el líder debe asegurarse de que el equipo sepa en cada momento cuál es el propósito y cuáles son los objetivos más próximos.

Estos son los pilares del liderazgo, por tanto, cuando los empleados tomen decisiones como si la responsabilidad recayera sobre ellos, estarás siendo agile.

 

Interacciones rápidas para el aprendizaje, una clave en agile

El último paso, es conseguir que el marketing se enfrente a todo con la actitud de cumplir bien y si se puede rápido el requerimiento del cliente, quedándose con sus observaciones y reiterando las formas de alcanzar el éxito. Esto requiere una mentalidad de continuo aprendizaje y de mejora de satisfacción del cliente.

Por eso no hay que creerse que son agile los que solo hacen agile.

 

Otros artículos relacionados

    1. Qué son las metodologías ágiles y qué ventajas tienen.
    2. Diferentes metodologías ágiles
    3. ¿Agile significa ir más rápido?
    4. Adhocracia vs burocracia
    5. 10 claves para que una gran corporación sea tan ágil como una startup

[:]